Cine para ser Visto (s)

Imágenes en Movimiento... social

Desde las comunas y barrios de las ciudades del occidente colombiano, la corporación Códice en alianza con una serie de colectivos de producción audiovisual, artísticos, culturales y de desarrollo social, viene adelantando una iniciativa de formación y producción de cine comunitario tanto documental como argumental, con la idea común de poder mostrar las realidades, buenas y malas, que se tejen en las calles de estos sectores sociales colombianos en los que las inequidades, las violencias y los problemas, pero también las oportunidades, las historias de vida y los sueños de ser, se mezclan mágicamente y le dan vida a relatos que dan cuenta de lo que se vive, de lo que se es y de eso que se quiere alcanzar. En Cali, esta historia tiene más de  tres décadas de vida y data desde los tiempos en los que las antenas parabólicas barriales le mostraron a los y las jóvenes la posibilidad de administrar su propia televisión y luego, lanzarse a la aventura de producirla.  Con la llegada de las  empresas privadas de televisión por cable y de  televisión por suscripción, este espacio se pierde en un 80% sobreviviendo tan solo uno de los canales que hoy sigue haciendo resistencia en tres de las 22 comunas en las que se ha dividido a  la tercera ciudad en importancia en Colombia.

 

Este vuelco en las acciones, dio lugar al surgimiento de experiencias colectivas para la producción audiovisual y la exhibición del mismo, desde una primera intención de apoyar y divulgar los procesos de desarrollo social de los sectores más vulnerados por la particular ordenación de los recursos en la ciudad.  Hoy, encontramos entonces una importante cantidad de grupos que le apuestan a abrir espacios alternativos para poder contar sus realidades desde documentales y argumentales nutridos con las historias de exclusión, de marginalidad y de violencias sociales que los golpean, pero también construidos a partir de las iniciativas de organización, de movilizaciones sociales pacíficas  pero alterativas y alternativas; hoy, las cámaras que han ido evolucionando conforme la tecnología se hace más cercana, se caminan las calles de las varias ciudades que conviven en una sola y captan acciones y personajes que luego son mostrados a partir de videoclips de la música que también se hace desde la barriada, en documentales, experimentales, institucionales, campañas y argumentales de corta y larga duración. Paralelo a esto, también los colectivos se recorren las calles y se ubican en las esquinas con proyectores, sabanas, un micrófono y una intención, y proyectan el cine propio que se está haciendo y ese otro cine colombiano y universal al que difícilmente se puede acceder a partir de los teatros privados y las salas multiplex de los centros comerciales. Acá, el cine va a la gente y no al contrario.

 

En este espacio artístico-social, colectivos como Mejoda, Cine pa´l barrio, Cruzando la Calle, Casa Occio, Oshun, Multipropaz, Asojóvenes, Acoradio, Titanio, Oir +, entre otros, están configurando el movimiento del otro cine, el que cuenta la ciudad desde la forma como la viven, la gozan y la sufren sus actores comunitarios y complementa los relatos que desde la esfera de lo profesional están contando los grandes directores de la ciudad como Toño Dorado (“El Rey”, “Apaporis”), Carlos Moreno (“Perro come perro”), Jorge Navas (“La sangre y la lluvia”) y Oscar Campo (“Yo soy otro”, “Rostros y rastros”), entre otros.

 

Es en este marco de acciones en el que surge “La virgen de la Arena”, un relato que desde la mirada de una estudiante de Antropología, joven y habitante de la ciudad que desarrolla su proyecto de grado, cuenta  desde los protagonistas, el proceso de resistencia social que una comunidad afrocolombiana con claros lazos ancestrales con los esclavizados y esclavizadas que llegaron a Colombia por el puerto de Cartagena, adelanta para evitar ser desterrada de su espacio vital al lado del río en el que ha vivido por casi 200 años, a partir de  la presión del desarrollo de la ciudad, avalado  desde intereses privados y con el consentimiento de los gobiernos locales. La película hecha a partir de los recursos técnicos y creativos del colectivo Cruzando la Calle y el acompañamiento de la Corporación Códice, intenta mostrar esta realidad a partir del relato de los hombres y mujeres afro, que viven, trabajan y constituyen ese espacio vital.

 

Cruzando la Calle, un grupo de jóvenes y otros no tanto, ligados al rap, la comunicación y el trabajo social, han desarrollado una serie de trabajos desde lo artístico y desde lo audio-visual con la intención de aportar a los procesos de inclusión social en la ciudad; en este sentido, produjo durante año y medio un espacio de televisión con el mismo nombre para mostrar la producción de los grupos de hip hop de la ciudad y las crónicas vitales que le apuestan a construir una mejor ciudad; desde hace tres años, realiza el festival callejero “cruzando la calle” en el que se muestra toda la fuerza el talento de los grupos musicales y de danza de los sectores populares de la ciudad; igualmente produjo el dramatizado “de aguante” que está en etapa de post-producción; en la actualidad, se encuentra en la etapa de investigación para producir dos documentales largos sobre procesos de resistencia afrocolombiana en sectores de Buenaventura y del Chocó, territorios eminentemente negros.

 


Se inicia el Rodaje de "La Virgen de la Arena"

La lucha ancestral del CCA La Playa Renaciente

El pasado 14 de agosto, después de doce meses de investigación en la zona del Consejo Ancestral de Negritudes La Playa Renaciente, el colectivo Cruzando la Calle, bajo la dirección de Jorge Caicedo y Yaneth Nieto, inició el rodaje del largometraje documental "La Virgen de las Arenas" (nombre provisional). El documental gira en torno a la celebración del dia de la Virgen de la Asunción por parte de esta comunidad negra, descendiente directa de esclavizados y esclavizadas y que fielmente año a año, se desarrolla por las calles del Consejo y por las aguas del Rio Cauca. Este año, la fiesta tiene un ingrediente especial, es prioritario para la comunidad venerar a la virgen y pedirle ayuda para resistir los embates del Estado colombiano que pretende sacarlos de su tierra para convertir su orilla en una empresa privada para el turismo y el beneficio de los intereses de algunos cuantos particulares.

Resistencia, ancestralidad, fe, el trabajo de la mujer y la esencia de la fiesta, son los temas/eje de esta película que pretende ser mostrada en el mes de novimiebre en la 14 Mostra de cine Africa a realizarse en Barcelona.

El Video es dirigido por Jorge Caicedo y Yanet Nieto, la fotografía es de Eduardo "Tikal" Montenegro y la producción de Natalia Ardila.